Cova de na Mitjana o d'en Gosti Lladre

Situación: Font de Sa cala (Capdepera ).
Punto de partida
: Hay que atravesar toda la "Font de sa Cala" sin abandonar la calle principal. Una vez pasada la cala, encontraremos un cruce en el que seguiremos recto por la calle "Morras" hasta llegar a una curva a la izquierda en la que podremos observar una entrada con dos columnas, allí mismo podremos aparcar nuestro vehículo.
Calzado: Botas de montaña.
Ropa
: Se recomienda llevar mono.
Desnivel desde el punto de partida : 188 metros hasta el collado.
Distancia desde el punto de partida : 1.100 m. aproximadamente.
Estética: V.
Magnitud: III.
Dificultad: IV.
Altitud: 7 m.
Origen: Kárstico
Recorrido: Predominantemente horizontal.
Profundidad: -7 m.
Tiempo de aproximación : 37 minutos.
Aprovisionamiento: Llevar el agua necesaria.
Mejor época: Cualquiera excepto cuando la mar este embravecida.
Acceso: Vehículo propio.
Mapas: Instituto geográfico Nacional, ( Arta ) 672 IV 1:25.000.
Coordenadas UTM WGS84: 538950 E, 4390544 N.
Material: Cuerda de 10 m, chapa, cinta.
Última actualización: 28 de Noviembre de 2019.


S.O.S. Cova de Na Mitjana

Si bien con la retirada de la escalera se ha reducido en número de visitas a la cueva y por lo tanto han disminuido las posibilidades de seguir derteriorandola al ritmo que llevaba en el pasado, aunque aún pueden apreciarse en ella los daños que sufrió en el pasado. La contaminación causada por el efecto de la cera de las velas que se encendieron, bien para no extraviase en el interior o simplemente para iluminar la cueva aún permanecen claramente visibles. Esperemos que pronto se solucione este problema y esta joya de nuestra espeleología resplandezca como en su estado original.

Descripción.

Una vez localizada la entrada, una pequeña gatera nos sitúa en la cabecera del pozo de cinco metros, donde instalaremos la cuerda utilizando tanto la columna que se encuentra junto a él , así como uno de los dos parabolts que existen en la actualidad sobre nuestras cabezas. Una vez en el suelo de la cueva, podremos observar un gran grupo de formaciones cenitales freáticas que adornan la galería que precede a la llegada a la sala que alberga el lago. Pocas cuevas de nuestra isla poseen en tan poco espacio de terreno un lugar de tanta belleza como el de esta sala. El nivel de agua salada que penetra desde el mar hasta este lugar a través de las grietas formando el lago, ha formado una minúscula playa de fina arena, donde rompen de forma suave pequeñas olas, siendo estas a su vez las responsables de haber tapizado el fondo del lago en este lugar de delicados riples y que nos permite escucharlas de forma muy suave, creando un ambiente idílico difícil de encontrar en ningún otro sitio.

Cabe destacar en esta zona de la cueva una preciosa estalagmita y sobre ella una estalactita formada por un grupo de abigarradas banderolas, dándole la forma de una flor y que hace que este conjunto de formaciones sea reconocible de forma inmediata por cualquiera que haya visitado la cueva. Otra característica de esta cueva son los gours que alberga, algunos de ellos de gran belleza y que se encuentran casi todos ellos activos repletos de agua a lo largo del año. La cueva posee una segunda conexión con el exterior si bien esta no es practicable.

Prácticamente toda la cavidad se encuentra repleta de múltiples y variados espeleotemas que nos permitirán disfrutar de unas horas en su interior donde posiblemente el que describe esta cueva nunca haya sentido unas sensaciones iguales a las que sentí la primera vez que la visite en ninguna otra cueva de la isla, si exceptuamos la Cova des Pas de Vallgornera (Llucmajor), a pesar de sus reducidas dimensiones, por eso es tan importante su conservación para el disfrute de todos los que nos precedan,